NOTÍCIES

Una mañana de teatro en el Tantarantana

MAMMAPROOF | TXELL

Ir al teatro siempre me ha gustado. Cuando era pequeña mis padres me llevaban bastante a menudo, en la mayoría de ocasiones a ver funciones que no estaban destinadas al público infantil. A veces no entendía la profundidad y el detalle de la obra pero siempre me quedaba fascinada con la magia del teatro. El espacio, el telón, los actores y actrices poniendo todo su corazón encima de las tablas. Un universo fascinante que me gusta compartir, ahora que soy madre, con mis hijos.

Afortunadamente mucho han cambiado las cosas en estos últimos años y ahora es fácil encontrar una programación interesante de espectáculos teatrales diseñados para un público familiar. Me habían hablado muy bien del Tantarantana pero lo cierto es que todavía no habíamos estado. Nada mejor que la obra de Cas Caputxeta para estrenarse. Como en la web se indicaba que la edad recomendada era a partir de los 5 años me fui únicamente con Eddy, mi hijo mayor.

Llovía a cántaros así que corrimos a refugiarnos dentro del teatro. El Tantarantana es pequeño pero acogedor. Dentro había un montón de niñxs y sus familias, paraguas y cochecitos aparcados ordenadamente en los diferentes huecos que ofrecía el espacio. Al lado de la taquilla había una montaña de coloridos cojines con mariposas que sirven a los minis de alzador (para no perderse nada de la función). Nos metimos en la sala, pequeñita, acogedora y llena de familias ansiosas de ver la función de la compañía Pinotxo en bicicleta. Cas Caputxeta nos robó el corazón.

SUBSCRIU-TE A LA NEWSLETTER

You have Successfully Subscribed!